Ramón, el conductor del tanque de la Victoria (+audio)

En Girón, escenario donde en abril de 1961 se desarrollaron los combates entre las fuerzas armadas del pueblo cubano y los mercenarios pagados y financiados por el gobierno de los Estados Unidos, Ramón Flores Sardiñas, quedó sumamente impresionado al recibir la misión de ser uno de los jóvenes tanquistas.

Que acompañarían y conducirían al Comandante en Jefe Fidel Castro en el tanque soviéticos T-34 y luego en el SU-100 desde donde disparó certeramente al barco Houston que traía toda la logística de la brigada mercenaria, impactando en él y haciéndolo varar entre llamaradas.

Ramón

Con la humildad que caracteriza a los héroes, el hoy Teniente Coronel de la Reserva nos cuenta con mucha emoción que cada vez que viene a Girón y observa los tanques que se exhiben en el museo le parece estar reviviendo aquellos momentos observando a Fidel dándonos órdenes a los tanquistas, del tanque T-34, buscando la forma de poder impactar al barco Houston que estaba encallado en la costa, razón por la cual indicó la dirección a la que debíamos dirigirnos así como la posición a ocupar para él poder hacer un disparo certero a la embarcación.

barco Houston

Flores Sardiñas -conductor del T-34- nunca olvidará como luego de hacer varios disparos los convidó a que lo acompañaran hasta el SU-100 exclamando: “vengan para vean a su Comandante en Jefe tirar e impactar a uno de los barcos traídos por los mercenarios”

Al cabo de 63 años de esa épica batalla considera que él como joven y bisoño tanquista viendo la trayectoria y misión cumplida desde el primer momento en que entraron al teatro de operaciones combativas y que Fidel les dio la orden del día y la de permitir que las tropas del batallón de infantería que venían a pie detrás de los tanques pudieran protegerse para avanzar y ocupar Playa Girón antes de las 72 horas, llegaron a Punta Perdiz alrededor de las cuatro de la madrugada y sobre las seis de la mañana entrar a Playa Girón después que la artillería dirigida por Pedro Miret que en ese momento le hacían fuego al reembarque de los mercenarios que ya estaban en retirada y les permitiera avanzar.

Luego de la emotiva despedida, el Teniente coronel Ramón Flores Sardiñas, nos comentó que aún le quedan fuerzas para defender nuestra tierra tal como lo hizo en Girón y con posterioridad en las misiones internacionalistas de Angola y Etiopía.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 5 = 3