Enfrentan en Matanzas infracciones contra la biodiversidad

A un total de 133 infractores se les ha impuesto contravenciones por una cuantía de 345 000 pesos en lo que va de año en la provincia de Matanzas por diversas violaciones que son consideradas actos en perjuicio de la biodiversidad.

César Reyes Manso, director provincial de la Oficina Nacional de Inspección Estatal (ONIE), subrayó a JR que aún falta mucha conciencia sobre este asunto, pues no disminuyen las ilegalidades y los delitos con respecto a años anteriores.

«Es crucial la protección de la biodiversidad», acota el especialista.

Más de una docena de colas de cocodrilos. Foto: Cortesía de la fuente

Añadió que este año fue decomisada una embarcación por transportar especies exclusivas como langostas y fueron instruidas por la justicia otras personas por trasladar en un vehículo estatal 270 kilogramos de carne limpia de cocodrilos, hecho este último ocurrido en la zona de Santo Tomás, en la Ciénaga de Zapata.

Reyes Manso comentó que de conjunto con las Tropas Guardafronteras, la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y el Cuerpo de Guardabosques, también se han desmantelado varios campamentos de cazadores y pescadores ilegales y tranques en estanques en territorio cenaguero.

Campamentos de pescadores y cazadores. Foto: Cortesía de la fuente

Igualmente, desde el mes de enero hasta la fecha se han decomisado numerosos objetos flotantes sin seguridad para la navegación, atarrayas, redes de enmalle, escopetas de pesca submarina y otros utensilios.

Los municipios más afectados y con mayor incidencia de estos delitos son Cárdenas, el territorio de Varadero, y la Ciénaga de Zapata; mientras que en el municipio de Matanzas son frecuentes las violaciones de pescadores que atarrayan en los ríos.

Carne limpia de cocodrilos. Foto: Cortesía de la fuente

Entre las violaciones más frecuentes que se cometen están la pesca sin la debida autorización o con licencia vencida; transportar o comercializar especies hidrobiológicas amenazadas o en peligro de extinción, o especies destinadas exclusivamente a la pesca comercial.

Otra de las infracciones comunes son transportar o almacenar pescados en condiciones que afectan su calidad; utilizar productos de la pesca recreativa o investigativa con fines de lucro; practicar la pesca submarina en zonas o días no autorizados; y capturar o extraer especies donde se utilicen artes de pesca prohibidas.

 

Hugo Garcia/Juventud Rebelde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 3