Liga Élite: Fichajes de Ferrer, aplausos y recompensas

Matanzas viste de rojo y amarillo la II Liga Élite del Béisbol Cubano tras conseguir nueve de sus 16 victorias de manera consecutiva y liderar la tabla de posiciones. Sin embargo, la noticia ha llegado acompañada de otro tema bien polémico: el fichaje o incorporación de jugadores cubanos con experiencia en ligas profesionales, incluido todo el sistema de la Major League Basebal (MLB).

A los ya convocados en otras ocasiones para las Series Nacionales (Arruebaruena, Mujica y Drake) el mentor yumurino sumó ahora al avileño Rusney Castillo, al camagüeyo Dariel Álvarez y al matancero José Amaury Noroña. No faltan rumores sobre otros posibles nombres como Guillermo Heredia y algún lanzador de ligas profesionales del Caribe. ¿Bueno o malo está inserción? ¿Aplausos o críticas a esta gestión tan necesaria para la supervivencia del béisbol cubano?

El primer análisis hay que verlo desde la dimensión imprescindible de contar con los mejores peloteros en nuestros clásicos, vivan donde vivan, siempre que no hayan intentado o alentado acciones terroristas contra el país. Ese debe ser el futuro y Ferrer ha tomado las señas bien claras, lo cual lamentablemente no sucede asi con otras provincias y autoridades, al margen del interés propio de los peloteros por retornar.

Los antecedentes a veces se olvidan, pero poco a poco se han ido incorporado con la limitación de repatriarse primero, algo que por suerte se eliminó meses atrás. Yoilán Cerce regresó a Guantánamo años atrás; Maikel Cáceres lo hizo también a Holguín; Leslie Anderson vistió de nuevo con Camagüey; y Maykel Taylor y Yasmani Tomás jugaron con Industriales en la temporada pasada. Son ejemplos y no los únicos, pues hay jugadores menos conocidos que también han regresado permanente o intermitente.

Matanzas es cierto que puede tener un trabuco hoy. Sin embargo, no es privativo de ellos, otros equipos y territorios están abiertos a tenerlos igual. ¿Por qué no lo han hecho? Muchas variables cruzan y cada asignatura pendiente debe ser superada con iniciativas y búsquedas, pues hay más de 200 peloteros cubanos dispersos, desde edades juveniles hasta casi al punto de retiros. Y la Liga, si pretende ser verdaderamente Elite, urge seguir abriendo puertas. Por supuesto, la serie nacional no escapa tampoco de esa urgencias.

El tema es bien polémico y aristas hay miles. Por eso el béisbol se parece a la vida. Me gustaria conocer su opinión.

Por: Joel García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 5 = 8