Juventud Rebelde: 57 años al servicio de los jóvenes cubanos

Como fiel acompañante de todos y cada uno de los pasos que la Revolución cubana ha encaminado, la juventud siempre ha sido protagonista del desarrollo socioeconómico y cultural de una Isla que, pese a las constantes dificultades, no renuncia a reconstruirse y rehacerse mejor y, en este periplo, el diario Juventud Rebelde ha ocupado una posición cimera como la voz central de las jóvenes cubanos.

Fundado el 21 de octubre de 1965 en el marco del V aniversario de la integración del Movimiento Juvenil Cubano y de los primeros Juegos Deportivos Nacionales, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz anunció el surgimiento de un nuevo diario que, como garante de las virtuosas y combativas tradiciones de la prensa juvenil cubana, encontró en la Revista Mella y el Diario de la Tarde a sus más ejemplares antecedentes.

Aprobado de forma unánime y democrática, el nombre de Juventud Rebelde se alzó como el preferido por los militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas presentes entonces en el Estadio Pedro Marrero y, cuya connotación socio-histórica, lo hizo merecedor del aplauso masivo por su convicción de recoger en sus páginas y con marcada calidad, las realidades, intereses y potencialidades de la juventud cubana.

Con 16 páginas tamaño tabloide vestidas con tintas roja, azul y negra, el 22 de octubre de 1965, Juventud Rebelde circuló por primera vez con una tirada de hasta 65 mil ejemplares, cifra que, aunque luego descendió a 45 mil, tras pasar el periódico al denominado tamaño sábana, aumentó a 80 mil reproducciones.

Juventud Rebelde, durante su primera etapa, gozó de una inmensa variedad de realizadores, diseñadores y dibujantes, quienes junto a sus homólogos de la revista Pionero, amenizaron la publicación con un ingente número de suplementos como el humorístico El Sable, que posteriormente se convirtió en La Chicharra, para dar paso el 25 de febrero de 1969 al hoy reconocido Dedeté, que conforma un equipo de humoristas del periódico; así como el suplemento cultural El Caimán Barbudo, que con el tiempo devino publicación independiente.

Asimismo el VII aniversario de la Integración del Movimiento Juvenil Cubano de 1967, los Juegos Olímpicos de México 1968, así como un Resumen del XI Festival de la Juventud y los Estudiantes con 48 páginas a cuatro tintas, entre otros, estuvieron entre los tabloides especiales más memorables de este periódico que, a partir de junio 1969 detuvo sus publicaciones sabatinas para quedar durante el fin de semana exclusivamente su edición dominical por todo el país.

Fue además cuna para la Escuela Nacional de Corresponsales, cuyo boletín Télex fungió como medio de información para los diferentes corresponsales juveniles del medio por el territorio nacional. Igualmente se ocupó del diseño y confección del diario Hasta la Victoria Siempre para la Isla de la Juventud; y en 1977 de su seno germinó la revista bimestral juvenil Somos Jóvenes que, al igual que su otrora suplemento cultural se independizó del medio.

El 11 de enero de 1987 desde su nuevo local del Combinado Poligráfico de Periódicos Granma, comenzó a imprimirse en offset y, después de 22 años de vida, retomó sus características de tabloide y, hasta 1990, incluyó periódica u ocasionalmente suplementos tales como Teleguía (con la cartelera de la televisión cubana); el deportivo LPV; los culturales Permiso y Modas y Modos; así como el científico-técnico CT-21.

Aunque la llegada del Período Especial trajo entre otras consecuencias negativas una marcada reducción del papel, Juventud Rebelde se sobrepuso a las circunstancias convirtiéndose en un semanario que circulaba exclusivamente los domingos en todo el país, con la inserción del humorístico Dedeté en su última página; y trayendo a la vida el espacio Rebelde en Rebelde, programa dominical que entre las 9 de la mañana y las 12 del mediodía amplificaba las páginas del entonces semanario a través de las frecuencias de Radio Rebelde y que resultó un éxito en el universo sonoro.

Devenido editora, el 30 de enero de 1994, publicó el semanario Opciones, con carácter financiero, cultural y turístico y pionero entre los medios cubanos por destinarse a los hombres de negocios interesados en las ofertas inversionistas del país, empresarios nacionales y el cuerpo diplomático acreditado en Cuba.

Por su parte, la digitalización llegó a Juventud Rebelde, que no solo se dio a conocer por el mundo gracias a su correo electrónico en 1992, sino que desde el 22 de diciembre de 1996, se editó su primer ejemplar con imágenes completamente digitalizadas e impreso mediante láser para hacer el pase a plancha. Este salto resultó esencial para la transmisión de los originales a las impresoras situadas en las provincias.

Asimismo, desde el 4 de julio de 1997 llegó a la red de redes su edición digital y el 28 de enero de 1998 su semanario Opciones. Posteriormente, con la progresiva recuperación económica del país, distintos medios de prensa como el propio Juventud Rebelde retornaron su periodicidad anterior y este, en especial, dejó de ser semanario para establecerse nuevamente por seis días a la semana, a la vez que mantuvo su frecuencia diaria para el mundo digital.

Durante toda su historia Juventud Rebelde ha destacado por la competencia y profesionalidad de notables periodistas a cargo de su dirección y que lo encaminaron y perfeccionaron hasta nuestros días y entre los que sobresalen Miguel Rodríguez Varela, Félix Sautié, Bruno Rodríguez Parrilla, Arleen Rodríguez, Rogelio Polanco Fuentes, Marina Menéndez y el actual, Yoerky Sánchez Cuellar, entre otros.

Con una variado staff de periodistas, fotógrafos, humoristas, diseñadores y realizadores cualificados, el bien llamado “periódico de la juventud cubana” constituye uno de los más notables medios de prensa del país. Merecidos sean entonces los reconocimientos al diario que, sobre la base de temas políticos, económicos, sociales, culturales, científico-técnicos y educativos, contribuye a la divulgación de noticias del acontecer nacional e internacional, siempre con el apoyo a la Revolución y sus conquistas como principales convicciones y con la juventud como su principal protagonista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 3 = 3