Díaz-Canel en Cumbre de la CELAC: «Cuente México con nuestro firme apoyo»

«Cuente México con nuestro firme apoyo en las acciones que emprendan ante este inaceptable quebrantamiento del Derecho Internacional», ratificó el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al intervenir en la Cumbre Extraordinaria de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), realizada este martes, como rechazo a la violenta irrupción de las autoridades de Ecuador en la Embajada de México en Quito, el pasado cinco de abril.

Canel

En esta reunión virtual -dirigida por la mandataria de Honduras, Xiomara Castro, en su condición de Presidenta Pro Tempore de la CELAC- participaron Jefes de Estado y de Gobierno, así como otros altos representantes de los gobiernos que integran este grupo de 33 naciones.

En sus palabras, desde el Palacio de la Revolución, el presidente cubano reiteró «la enérgica condena de Cuba a esta flagrante violación del Derecho Internacional, incluida la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y el derecho al asilo». Díaz-Canel calificó estos sucesos como «un acto hostil e inaceptable, que merece el más categórico rechazo».

«Lo ocurrido no solo impacta muy negativamente en las relaciones bilaterales entre México y Ecuador. Afecta a todos los países de esta región y a la comunidad internacional en su conjunto», subrayó.

En ese sentido, Díaz-Canel acotó que «la violación del Derecho Internacional y el menoscabo de los legítimos derechos de un Estado, es un agravio a todos».

En su discurso, ante los dignatarios y asistentes a esta Cumbre virtual, el Jefe de Estado cubano instó «a restituir al ex vicepresidente Jorge Glas a su condición previa al asalto de la Embajada mexicana, y a reencauzar su caso en correspondencia con el Derecho Internacional».

De nuestra actuación ahora -advirtió- dependerá en buena medida que hechos repudiables como este no vuelvan a ocurrir en América Latina y el Caribe.

«Aceptar o callar ante el inaceptable comportamiento del gobierno del Ecuador sentaría un precedente muy grave y peligroso. La CELAC y los países en ella representados, tenemos la obligación de defender, de manera firme y sin titubeos, el Derecho Internacional, dejando absolutamente claro que la violación de sus principios no se justifica bajo ninguna circunstancia», aseguró el presidente cubano.

Como expresó a pocas horas del asalto a la Embajada mexicana en Ecuador, Díaz-Canel extendió «toda nuestra solidaridad al hermano pueblo mexicano, al querido presidente Andrés López Obrador, a la secretaria Alicia Bárcena y al gobierno de México», desde Cuba, «donde se les admira, respeta y quiere, por su ejemplar e histórico respeto al derecho ajeno, su solidaridad y su compromiso con la integración».

Escuche y descargue la intervención del mandatario cubano en la Cumbre Extraordinaria de la CELAC.

Intervenciones: América Latina no merece otros cien años de soledad

Las intervenciones del debate en esta Cumbre Extraordinaria de la CELAC reflejaron el rechazo mayoritario de la región al incidente ocurrido el pasado cinco de abril, calificado como flagrante violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, el derecho al asilo, la soberanía de México y otras normas del Derecho Internacional.

En sus palabras de apertura a esta reunión virtual, la mandataria de Honduras, Xiomara Castro, quien es presidenta pro tempore de la Celac, convocó a condenar enérgicamente la irrupción violenta de las fuerzas de seguridad de Ecuador en las instalaciones de la Embajada de los Estados Unidos Mexicanos, y el uso desmedido de la fuerza, al secuestrar al ex vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas».

«Condenamos estos hechos inadmisibles, porque son una clara manifestación de barbarie que violenta los derechos humanos», enfatizó la dignataria centroamericana.

Al comenzar el análisis de tan complejo tema de la agenda regional, el primer orador fue el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien explicó que «nuestra postura ante el agravio, es que interpusimos una denuncia en la Corte Internacional de Justicia para solicitar que se expulse de Naciones Unidas a Ecuador, en tanto no se pronuncia por la no repetición de este hecho vergonzoso; y lo segundo, que se defina un procedimiento a partir de este caso, para que cualquier Estado que actúe de la manera como lo hizo Ecuador, el Tribunal de Justicia presente a la Asamblea General de la ONU una resolución de expulsión definitiva”.

«México no es protectorado ni colonia de ningún país extranjero, es un país libre y soberano», aseveró López Obrador.

De enérgica condena a los sucesos también fue la intervención del mandatario colombiano Gustavo Petro, quien llamó al gobierno ecuatoriano a pensar en los pueblos de América Latina, «región que no se merece otros cien años de soledad».

«El acto protagonizado por Ecuador solo puede definirse como barbarie. Ecuador violó el asilo, el debido proceso; y por ello, acompañamos las decisiones del presidente de México», reflexionó el presidente de Colombia.

Por su parte, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva recordó que «nunca había ocurrido algo así en un país de América Latina», e indicó que «Ecuador debe comenzar por pedir disculpas al pueblo mexicano».

«Ni en los peores tiempos de la dictadura había ocurrido un hecho así, esto es inaceptable y no solo afecta a México, nos afecta a todos. Rechazamos estas acciones. Nos apegamos al derecho internacional. América Latina tiene una tradición en derecho humanitario y de asilo», acotó el mandatario del gigante suramericano.

Más adelante, cuando le correspondió su turno a la República Bolivariana de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro anunció el retiro inmediato de su personal diplomático de Ecuador y ratificó la solidaridad absoluta con el pueblo y Gobierno de México por los hechos acaecidos en la embajada en Quito.

«Frente a ese acto aberrante, anuncio cerrar la embajada en Ecuador, el consulado en Quito y Guayaquil, y que regrese el personal diplomático de inmediato hasta que se restituya el derecho internacional de manera expresa en Ecuador», indicó Maduro Moros. De igual manera, el gobierno venezolano se sumó también a la propuesta mexicana de demandar a Ecuador ante la Corte Internacional de Justicia.

En el necesario e impostergable encuentro, Primeros Ministros y representantes de naciones latinoamericanas y caribeñas también hablaron desde sus respectivas capitales. Al intervenir en nombre del gobierno ecuatoriano, la canciller Gabriela Sommerfeld, intentó descalificar esta Cumbre Extraordinaria de la CELAC y emitió acusaciones contra México, por una supuesta intromisión en los asuntos internos de Ecuador.

Cumbre Extraordinaria de la CELAC, en contexto

  • La Presidencia Pro Tempore de Honduras convocó a una Cumbre Extraordinaria de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC, el 16 de abril de 2024, para examinar la irrupción en la Embajada de México en Quito por las autoridades del Ecuador.
  • El pasado 9 de abril, en reunión extraordinaria de Cancilleres de la CELAC, se evidenció el rechazo mayoritario de la región al suceso, que constituye una flagrante violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, el derecho al asilo, la soberanía de México y otras normas del Derecho Internacional.
  • La CELAC, como legítimo y único mecanismo de diálogo y concertación que agrupa a los 33 países de América Latina y el Caribe, tiene la responsabilidad de pronunciarse sobre los graves acontecimientos ocurridos en la Embajada de México en Ecuador.
  • Cuba ha expresado su condena, en los términos más enérgicos, a la violenta irrupción de las fuerzas de seguridad ecuatorianas en la sede diplomática de México en Quito, el pasado 5 de abril.
  • Se vulneró el principio de la inviolabilidad de las instalaciones diplomáticas y su personal, que debe ser respetado en todos los casos por el Estado receptor, de conformidad con el Derecho Internacional.
  • Se atentó contra la integridad física y la dignidad de los diplomáticos mexicanos, lo que constituye un hecho repudiable.
  • Se ignoró el recurso del diálogo y la solución pacífica de las controversias, cimientos de las relaciones entre nuestros países.
  • Se desconoció el compromiso que refrendamos todos en la Proclama de Paz, de desterrar para siempre el uso de la fuerza.
  • Se trata de un acontecimiento muy grave y alarmante, que repercute no solo en las relaciones bilaterales entre México y Ecuador, sino que afecta a todos los países de nuestra región y a la comunidad internacional.
  • América Latina y el Caribe es y debe continuar siendo, una Zona de Paz, como proclamó la CELAC, reunida hace diez años en La Habana.
  • El diálogo y la negociación son las únicas vías aceptables para resolver las diferencias entre nuestras naciones, en correspondencia con los principios del Derecho Internacional y en apego irrestricto a la Carta de las Naciones Unidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 84 = 90