Consejos del profesor Cecilio Curbelo para tratar la pediculosis

¿Qué es la pediculosis?, ¿Cómo se contagia la pediculosis?, ¿Cuál es su tratamiento?; son algunas de las interrogantes que surgen por estos tiempos, donde esta parasitosis externa se suele vincular con la población infantil y adolescente en edad escolar.

Según facultativos cuando se habla de la pediculosis corporis, el parásito en este caso no vive sobre la piel sino en las ropas, especialmente en las costuras y los dobleces donde deposita los huevos o liendres, y ataca con mayor frecuencia a ancianos y personas que viven en gran hacinamiento.

Cuando pasan a la piel lo hacen exclusivamente para alimentarse, ya que después de succionar la sangre se retiran de nuevo a los tejidos.

Producen las lesiones en zonas de la piel que mantengan roce con los dobleces de la ropa, costuras y frecuentemente se encuentran en regiones intercapilares o en los hombros y la cintura.

El tratamiento requiere, fundamentalmente, la desinfección de las ropas donde habitan los parásitos, lo más frecuente es hervir la ropa y pasar la plancha bien caliente.

Tópicamente se aplicarán lociones como la secante de zeolita, la de añil, o la de pino macho.

Para la pediculosis capitis, todo tratamiento, partiendo que la incubación de los huevos  se produce al cabo de los 7 días hay que repetirlo durante ese tiempo.

En el caso de los piojos en la cabeza, contra el parásito adulto empapar el pelo con  una mezcla a partes iguales de aceite vegetal y luz brillante, posteriormente cubrir la cabeza con un gorro o toalla, durante 1 o 2 horas y lavar con jabón.

Contra las liendres, después del procedimiento anterior empapar el pelo con una solución débil de ácido acético y vinagre durante unas 4 horas, peinar con peine fino para separar mecánicamente las liendres.

Otro de los remedios naturales y muy recomendado consiste en fragmentar la semilla del mamey colorado para extraer una especie de almendra, y triturarla al máximo para convertirla en una sustancia que se mezcla con alcohol, es decir, la almendra del mamey se vierte en un pequeño recipiente que contenga alcohol, se deja en reposo durante una hora, y sale una maceración alcohólica.

A partir de entonces se unta en la cabeza, y se cubre esta con un paño durante 30 minutos, a continuación se pasa un peine bien fino, y se lava la cabeza.

Esta operación se lleva a cabo durante tres días consecutivos, y se repite otra vez a los siete días. Es un remedio infalible para la pediculosis capitis, no solo para las liendres sino también para los piojos adultos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

80 + = 86